El vino es una disolución hidro-alcohólica en la que se encuentran más de 600 sustancias, generándose muchas de ellas en el proceso de fermentación mediante las levadura, como ocurre con el alcohol y la glicerina

  1. AGUA.- 85%. De esto va a depender el grado alcohólico
  2. ETANOL.- Alcohol procedente de la fermentación de los azúcares, aportay se caracteriza por su sabor dulce, si bien, en elevadas concentraciones, puede llegar a ser ardiente.
  3. GLICERICA.- Se genera durante el proceso de fermentación y aporta al vino cuerpo y consistencia, sabor dulce y textura viscosa.
  4. FIBRA.- Se da principalmente en los vinos tintos y procede de la maceración del mosto (en algunos vinos es el tercer componente. Ejemplo, Vinos de Jumilla).
  5. PENTOSA.- Azúcares que no ha sido posible fermentar por parte de las levadurasvinos dulces pueden llegar a tener hasta 400 gramos por litro)
  6. MINERALES.- En los vinos se encuentran numerosos minerales procedentes del suelo:
    1. Potasio, calcio y magnesio, y en menor concentración, con la categoría de oligoelementos: litio, hierro, sodio, sulfatos y cloruros
    2. Aniones, fosfatos, sulfatos y cloruros

Los compuestos fenólicos: Aportan calidad al vino y son responsables tanto de su color, estructura y cuerpo (que describe las sensaciones que produce el vino en el paladar: sabor amargo y estructura astringente), como de la aspereza de algunos vinos jóvenes.

LOS ANTOCIANOS.- Sustancias colorantes (polifenoles) que se encuentran en la piel de las uvas tintas, responsables del color de los vinos tintos. Se obtienen del mosto en el proceso de fermentación. Su concentración va disminuyendo según transcurre el tiempo de maceración en la barrica y en la botella.

Aquí hemos hablado de las principales sustancias que contiene el vino, pero contiene muchas más que iremos descubriendo en cada artículo, así como los beneficios que aporta a la salud.

Recordad: la moderación en el consumo es lo que hace del vino un aliado de la salud.

                                                                                                     Isabel García Guindo


Escribir un comentario